Sexo en Chamberí

por Carlota Valdés

Siempre he pensado en lo falsas que resultan las afirmaciones del tipo “el tamaño no importa, lo que importa es lo que hagas con ella” etc. Pues bien, esta humilde plumilla afirma, basándose en su experiencia propia y en la del resto del universo/amigas que el tamaño sí importa (y mucho). No es lo mismo una buena polla (oh, he dicho polla) que una tipo sanguijuela, que ni te enteras cuando te la meten.

djxwioaze3nfg1u5ej

¿Cómo va a ser lo mismo? Es pura y simplemente una cuestión de anatomía, de llegar más o menos lejos y de ocupar más o menos. Supongo que no tengo que explicarme con lo de lejos. El punto G está algo lejos. Hay que llegar. Una polla larga llega más lejos que un chiquita. Esto es así. De igual manera que una polla gruesa proporciona más placer que una fina, y esto también es así. No es que haya que tener un Nobel para llegar a estas conclusiones.

El hombre que diga que el tamaño no importa es que la tiene pequeña y la mujer que dice que eso no importa es que está con un hombre que la tiene pequeña. (o que aún no se ha acostado con uno que la tenga grande)

Claro que hay tíos muy dotados (es super trash esta expresión)  que realmente no se apañan en la cama. En este caso, pues es una pena, porque la naturaleza les ha dado algo que no saben usar (pobres) mientras que otros que la tienen más pequeña tienen que suplir la falta de tamaño con creatividad y entusiasmo con lo cual pueden ser estupendos amantes aunque no tengan una “cosa loca” entre las piernas.

11529_digan_lo_que_digan

También es verdad que muchas mujeres consideran más importante que la longitud el grosor...yo me pediría para mi una tipo calabacín pequeño. Pensad en un anillo y un dedo y en la famosa frase: “como anillo al dedo”. Es mejor que se ajuste perfectamente a que te quede ahí bailando. Pues esto lo mismo, sobre todo en las mujeres que hemos sido madres. Y ya sabéis, lo peor que le podéis decir a un tío es: “Es que no la noto”..eso es peor que llamarle hijo de puta, pero de lejos.

Me dan especialmente grima las pollas largas pero finas como alambres. Casi prefiero una corta y gruesa…esas pollas finas me parecen un poco extraterrestres. Igual que no me gusta la gente descapullada. No me apaño con ellas. Son raras.

Y más importante todavía que el tamaño y el grosor es que esté dura como la pata de una silla (de nada vale tenerla enorme si se cae) Son tantas presiones para los pobres hombres que no se ni como pueden soportarlo. Yo me pondría los calzoncillos y me iría corriendo, francamente.

eltamaoipkmorta

Al hilo de esto, he notado que últimamente los tíos no dejan de tener gatillazos; es algo que sucede con bastante frecuencia. Debe ser que les tenemos “acojonados” con nuestras altísimas exigencias. Yo he tenido muchos episodios de estos en los últimos años. Mi amiga C tuvo el otro día una experiencia-gatillazo en el que el tío, directamente, hablaba con su polla en tercera persona “anda, bonito, no me hagas quedar mal” “levántate por amor de Dios, pórtate bien”..pero la polla por lo que se ve no le hizo ni puto caso.

En este momento gatillazo hay gente que se pone histérica y se enfadan mucho con ellos mismos y en vez de hacer que por lo menos tú te lo pases bien se quedan ahí reconcomiéndose en su mala fortuna. Pero claro, es que cuando decimos “no pasa nada” eso no se lo cree ni Dios.

Tengo que reconocer que no he tenido una gran“suerte” en este tema. Nunca me ha tocado el Euromillón de las pollas, mira que lo he intentado. Mis amantes han sido todos bastante “normales” en cuanto a tamaño. Digamos que yo diría que hay una media del hombre español que estaría en unos 15-17 cm en erección. Cualquier cosa por encima de eso yo lo consideraría como “grande” y consideraría algo “pequeño” algo que estuviera por debajo de los 12 cm. Si al metérmela en la boca me sobra espacio es que algo no va bien.

Es tema del tamaño es también importante porque las mujeres también nos excitamos (y mucho) con la vista. A mi no me pone lo mismo ver una polla de 18 centímetros en erección que un gusanillo medio torcido para la derecha que ni se ve.

Por utilizar datos algo más rigurosos que los míos propios, deciros que la Sociedad Española de Andrología ha establecido en sus últimos estudios que el tamaño medio del pene español es de 13,5 cm en erección. Más bien poco ¿no? Pues con esa miseria nos apañamos las españolas tan ricamente y salen niños y todo.

Y hablando de cosas descomunales, el mexicano Roberto Esquivel, de 52 años es quien, según el Guiness, de los records, tiene el pene más grande del mundo (48 dolorosos centímetros) y al parecer es más bien una desgracia para él. El asunto le llega a las rodillas y parece ser que las mujeres salen “despavoridas” cuando ven eso. ¿Y quién no? Así que, supongo que como decían los griegos, “de nada demasiado”.

davidddnormal-365xxx80

Descubrir si el tamaño del miembro de nuestra pareja está bien o mal es uno de los momentos críticos cuando una empieza a salir o se acuesta con alguien. Es lo que yo llamo el momento “Kinder sorpresa”, que es cuando “abres el huevo” y ves qué te ha tocado: a) normal b) grande c) mini. En cualquier caso, ya no hay escapatoria. Una no puede decir “Uy ni gracias, creo que no me gusta lo que hay en el menú. Ya si eso vuelvo otro día”.

Y qué decepción cuando el tío es guapo y aparece con una micro-polla. La vida es injusta hasta para eso. Y suele pasar.

Y a vosotros ¿os condiciona el tamaño a la hora del sexo? Si sois mujeres ¿consideráis que el tamaño importa sí o no? Y no mintáis por favor, que ellos no lo leerán.

(Visited 236 times, 1 visits today)
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+