Sexo en Chamberí

por Carlota Valdés

Hola, amiguit@s! Recién llegada de India, la Navidad me ha caído encima como un tiesto de geranios, sin avisar. Parece que ya es inevitable.Para mi la Navidad es como un domingo  que dura 3 semanas y sólo espero el momento no de poner el árbol, si no de quitarlo. ¿qué hago yo aquí si hace apenas 4 días andaba remando en una canoa por los canales de Kerala,viendo serpientes por la calle y bañándome con elefantes?
La primera terrible señal llegó en la calle, en donde una sucesión interminable de bolsas doradas de Bimba y Lola hacían presagiar que lo peor había llegado.
La segunda señal fue en el supermercado, concretamente en el Carrefour, en el que parecía que la gente estaba avituallándose para la tercera guerra mundial..Lo de los langostinos a palas lo entiendo..el langostino es a la Navidad como el tutifrutti es al helado… me encanta que me los repartan, como cuando vas a una casa y te dicen : tocamos a 6 y tú dices: vale ¿pero puedo chupar tus cabezas? porque seis no me dan para nada. Yo los bichos de cáscara los como como las pipas. Siempre miro mi plato y está de cáscaras hasta arriba y miro el de al lado y casi no tiene cáscaras así que no se, hay gente que tiene dificultad en pelar las cosas, yo lo hago rapidísimo… De cualquier forma hay cosas del súper que no entiendo en Navidad..por ejemplo: hay cocos, frutos secos, dátiles y piñas por todas partes (¿la gente come cocos y piñas por Navidad?) ¿por qué hay pistachos y nueces por todos los rincones? ¿quién demonios come dátiles a parte de los nómadas que viven en el desierto? Yo nunca vi a nadie comerse un dátil.

Yo no se en otros países como será pero aquí parece que solo comemos decentemente en Navidad. La gente se preocupa enormemente de los menús de Nochebuena y Navidad como si estuvieran en el corredor de la muerte y no fueran a comer nunca más. Total ¿para qué tanta preocupación? Si luego todos acaban peléándose unos con otros y la cena sienta fatal: los cuñaos, los suegros…en vez de comer muchos lo que desearían es comerse los unos a los otros. Porque no se si pasaba solo en mi familia, pero en Navidad, siempre todos se peleaban muchísimo. Debe ser que esa atmósfera de paz y amor falsa lleva a una calma histérica que incita a la violencia, sobre todo a la hora de los licores y de recoger la mesa.

El mejor ejemplo de espíritu anti-navideño es el de mi madre…esta es la conversación real que tuve con ella ayer

YO: Madre, si te parece, yo me encargo de la cena de nochebuena y tu de la de Navidad OK?

Madre: Yo casi creo que en Navidad podemos comer las sobras

YO: Pero ¿las sobras de qué? Aún no te he dicho lo que vamos a cenar..si hago un pescado..que nos comemos ¿las raspas?

MADRE: puedo hacer una sopa de pescado estupenda con las raspas.
MADRE: ¿por que no vamos a comer por ahí? Por ejemplo a un VIPS

YO: ¿Pretendes que me coma un Vips Club el día de Navidad? Soy atea pero no tanto

MADRE: Entonces pregúntales a los niños que quieren comer.

El resultado es que lo hice y los niños dijeron: A) hamburguesa B) pizzas…C/ Filete con patatas
YO: Madre, los niños dicen que quieren pizzas..

MADRE: Fenomenal ¿por qué tenemos que hacer lo que hacen los demás??? Si quieres puedo traer unas conchas de Vieiras de Coruña y las rellenamos de vieras congeladas que compro en Madrid

YO: Dejalo, madre, casi prefiero no verte con la maleta llena de conchas de vieiras o me darán ganas de peregrinar no a Santiago si no a La Meca…¿qué tal si comemos unos bocatas de choped? ¿por qué no nos disfrazamos también?
MADRE: Pues divinamente..¿por qué tenemos que hacer lo que hacen los demás?? ¿Asamos un jamón?

Y eso digo yo: ¿Por qué tenemos que hacer lo que hacen los demás? ¡Asemos un jamón o matemos a un cerdo! Ya puestos… Las Navidades pasadas las pasamos en la India (si, otra vez) yo creo que era porque mi madre no quería hacer la cena en Nochebuena..así que estas navidades las voy a pasar de otra manera. Como dice ella : hijamía a mi lo que me importa no es cocinar, es pensar…a mi lo que me importa es lo que decía Oscar Wilde, que cada mujer acaba pareciéndose a su madre…

El fin de año será de traka, porque no solo estarán mi madre y una amiga alemana que tiene si no que además, he decidido invitar a mi ex, con toda su familia hasta familiares de segundo grado…esto es como una familia americana. Todos con todos ¿qué más da?  Les llaman patchwork families.
Por eso, esta Navidad…
-Haré una cena india, rusa o italiana o china en Nochebuena o mejor, mix de congelados: san jacobos, croquetas, calamares, palitos de pescado y así
-Mentiré. Diré que la lubina de piscifactoria es de pincho (nunca supe lo que es “pincho”), que las gulas son angulas, que el cava es champán, que el pollo es pularda, que las nécoras estaban vivas cuando las compré, que el Niño Jesús, en realidad no se llamaba Jesús

-Intentaré comerme un polvorón sin morir ahogada
-Colgaré Tampax y calcetines del árbol de Navidad

-Cogeré cosas mías que estén nuevas y las empaquetaré como si las acabara de comprar y se las regalaré a alguien.

-Arrancaré un adorno navideño en cada casa, bar, restaurante al que vaya.

-Les dejaré piensos de mi gata a los camellos..al fin y al cabo, los animales no comen galletas
-El día de fin de año me comeré las uvas al revés (esto ya lo hice una vez) consiste en metérselas todas en la boca y después ir esupiéndolas una a auna al ritmo de las campanadas.

-Celebraré el fin de año en la cama con la tele, la comida, las uvas..todo y no saldré de allí…al fin y al cabo a mi chico solo le gustamos la tele y yo….pues todo junto.

-Pondré una bomba  de mentira en Cortilandia (nunca entendí ese show, por llamarle de alguna forma)

-Le arrancaré la barba a un Rey Mago o le pasaré las manos por todo lo negro a Baltasar, para que sele vaya la pìntura
-Saldré a correr a las 12 de la noche en Fin de Año..Seguro que me encuentro con alguien, tal y como está la cosa del correr ahora mismo..
-Me suicidaré si veo a alguien con una  de esas horrendas pelucas en los alrededores de la Plaza Mayor

-Me suicidaré en general en la Plaza Mayor y luego me iré a comer un bocata de calamares o unos churros a San Ginés
-Fingiré un ataque de epilepsia  en la fiesta de la empresa..(uyyy, si ya no tengo!!!)
-Haré una lista de todo lo que no pienso dejar de hacer (no dejaré de fumar, no me apuntaré al ginmasio, no aprenderé ningun idioma, ni ahorraré, ni dejaré de beber, ni aprederé a hacer calceta, ni terminaré mi libro, ni haré mi propio pan, ni pagaré mis multas, ni me centraré, ni encontraré trabajo ni nada de nada…Lo único que si seguiré  haciendo seguro es: comer y beber, tener dos hijos, hacer el amor y viajar…el resto esta todo muy on the air.


Esos regalos horribles..

Por favor, estas navidades no queremos..

-zapatillas ni batas

-cajas de bombones ferrero rocher envuetas en papel de regalo..¿por qué no una tableta de chocolate Nestlé envuelta?
-Botellas de vino envueltas (por Dios!!!)

-Sobres con dinero ( a no ser que sea mucho dinero)

-Guantes horrendos

-Bolsos horrendos

-Bolis y pasadores de pelo horrendos
-Vales para hacer cosas (arrrrggg no lo soporto) No me regales un cofre de “vale por una cena para dos personas” simplemente, llévame a cenar.

-Cosas absurdas como: set de abridores para vino, pisapapeles en forma de buñelos de crema etc etc

-Cosas para la casa..¿perdona? La casa no necesita nada…si no, ya lo hubiera pedido.

-Tarjetas regalo
Ya os he comentado el regalo más friki que recibí jamás de Navidad y que fueron dos libros que me regaló mi ex: “Manualidades con pajitas” y “Manualidades con tubos de cartón”. Os imaginaréis mi cara de perplejidad.. Pero bueno, ya viene de lejos. Recuerdo que su primer regalo de Navidad fueron unas bolas chinas (no de ésas, que otro gallo nos hubiera cantado) si no unas bolas imantadas dentro de una caja roja…luego ya siempre me preguntaba qué quería. A lo que yo respondía muy amablemente: búscate la vida.

¿Y vosotr@s? ¿sois tan anti-navideños como yo?

(Visited 5 times, 1 visits today)
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+