Sexo en Chamberí

por Carlota Valdés

Hace ya un año que la persona que yo creía que era mi amor me dejó en la estacada a lo grande. Sucedió poco antes de abrir la tienda, cuando más necesitaba su apoyo. Ya era la segunda vez que lo hacía.

En realidad me dejó de la peor de las maneras. Primero, después de varias semanas de ignorarme y hacerme mobbing sentimental, me lo avanzó por teléfono en un Mediamark. Yo estaba con mis hijos  comprando un aspirador y otras cosas para la tienda. Fue un “momento Carlota” 100%. Luego me lo comunicó definitivamente por sms, algunos días más tarde. Casualmente, estaba con mi mejor amiga a seiscientos km de Madrid y ese día nos emborrachamos muchísimo. Me acuerdo bien…

Después de su sms nunca me dio más explicaciones al respecto. Bueno, sí, me dijo que “estaba loca”, pero eso es algo que los leeís este blog ya sabéis. Nada nuevo bajo el sol.

Le volví a ver una vez más, hace ya muchos meses. Yo tardé como ocho o nueve en recuperarme, en dejar de tener rencor. En realidad hace muy poco que lo  he terminado de digerir. Lo tenía atragantado como el hueso de una aceituna.

Durante muchos meses le odié pero ahora, con el pasar del tiempo,  he comprendido y perdonado. Antes sólo veía lo malo y ahora, curiosamente, me acuerdo más  de lo bueno.

Lo quiero deciros con esto es que todo esconde un reverso. A la cara buena de la moneda le sigue una cruz. Pero a menudo vale la pena. Mejor vivir lo malo y lo bueno que no vivir nada ¿no? De “nada” si que no nos vamos a acordar.

407px-Broken_Love_Heart_bandaged_2_nevit.svg

Pese a todo lo que sufrí hoy puedo decir que me compensó porque también viví cosas maravillosas. Si pudiera retroceder, no cambiaría un ápice lo que pasó.

Prefiero recordar la increíble semana de amor que pasamos recorriendo Sicilia, que no se me olvidará en la vida, antes que recordarme en la camilla de urgencias con un ataque de ansiedad, que también lo viví.

Ahora se que lo importante fue el viaje a Sicilia. Eso es lo que recordaré de aquella relación que duró un año y medio. Lo otro ya casi lo olvidé. O por lo menos, si no lo olvidé, ya no me duele.

Ayer mi amiga C me preguntó si aún conservaba nuestras fotos juntos. Claro que las conservo. No pienso borrarlas. Esa persona con el amor y dolor que causó ya forma parte de mi, como las otras…No pienso borrar ni sus fotos ni las de nadie. Si lo hiciera sería como “borrarme” a mi misma.

Cuando estábamos en las últimas y ya notaba que pasaba algo, un día le escribí una poesía en quince minutos, después de una discusión.

Él la leyó pero recuerdo que no le conmovió lo más mínimo. Debe ser que la gente está acostumbrada a que le fabriquen poesías en un cuarto de hora. Ni siquiera contestó al correo. O más bien debe ser que había dejado de quererme hacía ya tiempo

Me gustaría compartirla con vosotros.

 

POESÍA A MI AMOR

Al principio todo es hermoso

después todo horroroso

¿No encontraremos un término medio en este pantano farragoso?

Dices que te molestan mis cambios de opinión

pero tú tienes el ego de un camión

No quiero vivir contigo

Ni ir a Ikea contigo

eso sería de matrimonio

antes me encerraría en un manicomio

Tampoco quiero todo tu tiempo ni minutos

pero si que cuando estemos juntos nos queramos como brutos

yo quiero días de vino y rosas

que pienses que soy preciosa

despertarme con tus kiwis pelados

y que me digas cosas de enamorados

Sobre mis defectos, que son muchos y variados

los meteremos en cajones bien cerrados.

 

Olvidaremos nuestros problemas de una vez

e intentaremos buscar un rincón para nosotros aunque sea del tamaño de una nuez

donde solo estemos tu y yo

cada vez que pienses que soy pesada

recuérdame en la cama haciéndote una mamada

No quiero resultar escandalosa

es parte de esta personalidad mía tan espantosa

Seguro que nadie, como yo ahora

te ha escrito una poesía en media hora.

Soy realmente arrebatadora

por si no lo sabes, te lo digo yo ahora

 

Si no reacciones después de leer este poema 

es que tienes el corazón de una ameba

Llévame a Lisboa o a Granada

haz que vuelva a ser tu enamorada

Prometo no cambiar más de opinión

excepto para decidir si quiero helado de fresa o de limón

Tuya

Yo

Me gustó leerla un año después, con la perspectiva que te da el tiempo. Vi a la autora de esa poema como una persona más débil, dependiente y vulnerable de lo que soy ahora….

Asi que no estoy segura de que el amor nos haga más fuertes

Creo que es justo al revés. Nos hace más débiles.

He compartido con vosotros algo muy íntimo y personal pero es porque pronto os pediré también algo….algo para lo que necesitaré toda vuestra ayuda y apoyo.

Muchas gracias por estar ahí detrás.

Y seguro que muchos y muchas os sentiréis identificadas con esto que cuento hoy ¿a que si? ¿A que después de un tiempo todo se ve en su verdadera dimensión?

 

 

 

 

 

(Visited 343 times, 1 visits today)
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+