Sexo en Chamberí

por Carlota Valdés

Que a los tíos hay que echarles de comer a parte y parece que salieron de un huevo con salmonela, ya lo hemos comentado en numerosísimas ocasiones en este blog.  Pues bien, esa idea hoy se ha incrementado (si cabe) un poco más. Ahora ya no creo que salieron de un huevo si no que debe de haber un avispero de tíos en algún lado de donde ya salen así programados para no tener sensibilidad  o por lo menos sensibilidad a la psicología femenina.

Yo tengo que conocer al creador de Hommer Simpson porque creo que  ahí, en Springfiled empezó el germen del hombre moderno.  Esto de Hommer me recuerda a que una vez me dijeron que no podían quedar conmigo porque ” se me va a pudrir el filete que tengo en la nevera…esquenoloentiendes???”  o aquel otro que no me escribió durante siglos y luego un buen día a las 8 de la mañana me encontré con un whatsapp suyo que decía simplemente: “¿quieres follar???”. A lo que yo contesté “pero¿ ahora? ¿en general? ¿en la vida? y resumí: ” lo que quiero es desayunar y si eso ya cuando me quite la legaña y me acuerde de cómo eras en la cama, ya te contesto que me pillas un poco ¿cómo diría yo? ¿dormida? Por cierto ¿te he dicho antes que me recuerdas peligrosamente a alguien entre Goethe y Lord Byron? Bueno, puedo estar así durante siglos, así que al tema.

Resulta que tengo una amiga que lleva ya varios años de relación con su chico y que vive con él desde hace meses.  Son muy felices y comen perdices. Ella decidió como una mujer “moderna” que es pedirle matrimonio..¿por qué tenemos que esperar a que sean ellos quienes lo pidan?  Como él es inglés, existe al parecer una tradición anglosajona en la que una chica puede pedir matrimonio a su novio sólo en los 29 de febrero, es decir, cada cuatro años Pues bien: lo preparó todo, le compró un regalo especial, todas las amigas estábamos esperando el momentazo etc etc. LLega el día y va ella como había previsto y le dice que si marry me y tal y cual y va el novio y primero: le dice que NO (¿disculpa?) y segundo: se cabrea porque ha sido ella quien se lo ha pedido y no ha esperado (¿Perdonaaa?)  3. Le dice que él se lo iba a pedir en Roma y que ya tenía el anillo (sorryyyyyy??? pues dame ya el puto anillo antes de que registre toda la casa (que lo haré)

Pues Z. aunque es  muy guapo, muy educado, muy alto y me cae muy bien ha cometido tres errores garrafales: 1. Decirle a una chica que no te quieres casar con ella es dramático 2. Aún más que en vez de sentirte halagado, lo es que te enfades con ella. 3. Aún encima vas y le dices que se lo ibas a pedir tu a ella y le dices dónde???  Entonces: sí ya te querías y te quieres casar con ella (puesto que se lo ibas a pedir) ¿por qué coño le dices que no? ¿no hubiera sido más normal sacar el anillo y decirle: “yo también te lo iba a pedir” en vez de liarla parda???  y todos felices!!!  Pero no, porque ea que ea él quería hacerlo como estaba programado en ese ordenador sprectrum que todos tienen en la cabeza.

En pleno siglo XXI parece ser que todavía el papel de la mujer es el de Waiting list: hay que esperar a que te pidan el teléfono, esperar a que te llamen (porque si llamas tú estás desesperada) , esperar a que nos den el primer beso, esperar a que nos inviten amablemente a subir a su casa, esperar a que quieran sexo, esperar a que “nos lleven” a cenar, esperar a que nos pidan matrimonio, esperar a que nos hagan un hijo..Ellos marcan el ritmo y nosotras a dar palmas y zapatear con alegría.

En  las sociedades normales es el “hombre” el que decide ese tipo de cosas y es al macho de la especie al que corresponde sacar el anillo en el momento que se ha planeado, como debe ser.   Como es el hombre quién tiene que “peseguir” a la mujer para el sexo porque es su papel (estoy harta de oír comentarios tipo “es que me tengo que quitar de encima a mi chico” “es que si por él fuera lo haríamos a todas horas” (por otro lado a mi nunca me ha tocado ninguno de esos de los que hay que quitarse de encima..más quisiera)..y sin embargo nunca le he oído hablar a un hombre en estos términos porque eso es de alguna forma, un golpe a su masculinidad: es él que ha de decidir cómo, cuándo y cuánto y por supuesto él nunca está satisfecho y siempre podría con más…Una vez también me dijeron “es la primera vez que me encuentro con alguien al que le gusta más el sexo que a mi y no se si me gusta”.  Creo que fue al mismo al que le dije: hazme una lista de las cosas que me quieres hacer en la cama y la respuesta fue “no se me ocurre nada” y ahora que recuerdo era verdad: no se le ocurría nada, pero no solo por escrito, por oral tampoco.

Al hilo de esto se me está ocurriendo otra carencia de casi todos los tíos: la capacidad para la improvisación ..la vida no es una cita anotada en una agenda. Hay que dejarse fluir un poco, cosa que a ciertos hombres les resulta francamente difícil. Las relaciones no son un puñetero pastel con todas las medidas exactas..todo es a ojo, a ver si os enteráis, tíos. Si falta sal, pues le echas sal, y si tiene que cocer más en el horno, pues déjalo estar. ¿cómo lo sabes? Pues metes la cuchara o el dedo y vas probando.

Ya sabéis que uno que yo me se me decía: “que los lunes no se folla” y yo le decía: “¿pero por qué?” y él “porque estoy cansado” y yo: “Y ya sabes por adelantado que vas a estar cansado todos los lunes de tu vida?” Respuesta: “Pues sí..es que los lunes NO se folla”. Y yo seguía: ¿pero algún lunes habrá que te pueda apetecer no?. Respuesta: “No creo”.  Yo en estas cabezas lo que haría sería una lobotomía o quizás dándoles un golpe en el coco con una maza o algo este tipo de estados se podrían solucionar.

Volviendo a esto de las bodas, yo creo que en nuestros días, hay que tener ovarios para pedirle a un tío que se case contigo. Pero es que si veis a la tía en cuestión también hay que tener cojones para decirle que no.

Y siendo malas, yo lo que le propongo a X. es que cuando su novio por fin se lo pida en Roma, ella le diga: “Ay, pues mira NO, pero el anillo sí me lo voy a quedar. Te lo pediré otra vez el 29 de febrero de dentro de 4 años y si me dices que NO, dentro de otros cuatro y si es que no, esperaré otros 4..pero NO, no me caso contigo, porque yo también (como tú) lo tenía planeado. Y ¿sabes qué? Yo fui primer..”

Dicho esto, espero ser dama de honor en la Boda, cuando quiera que se celebre y sacar a bailar al más guapo de la fiesta sin tener que esperar a que él decida hacerlo haciendo ojitos sentada en una silla. Y si me dice que no, pues qué se le va a hacer. Probaré con el segundo más guapo.

¿qué os parece todo este asunto? ¿cómo reaccionariáis vosotras? ¿perdonamos al pobre Z o no?

(Visited 36 times, 1 visits today)
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+