Sexo en Chamberí

por Carlota Valdés

Queridos míos…espero que estéis pasando unas Navidades estupendas y que tod@s compréis mis novelas para regalárselas por Reyes a vuestros amigos y enemigos (Ya sabéis que las Navidades es cuando más libros se venden)

A petición de mi amigo y lector de este blog, Diego, y en plan post de fin de año he decidido contar de nuevo las cosas que aprendí en 2017 tal y como hice el año pasado.

1 -Aprendí a andar en bici. Dije que me quedaría con el tío que me enseñara a andar en bici pero al final no fue así  Debió venir a mi vida específicamente para cumplir esa misión. Siempre que pensamos frases definitivas de este estilo creemos que se van a cumplir pero al final esas tampoco se cumplen. La vida va a su puta bola. En realidad no controlamos casi nada. Esto me lo dijo el de la bici, no es cosa mía.

2-Viví los momentos más felices de mi vida, escribiendo mis novelas en mi tiendiita. Ahora lo se pero lo supe también mientras lo hacía, lo cual es estupendo.  Me di cuenta de lo simple que es estar bien. Solo consiste en descubrir qué es lo que te hace feliz. Ni más ni menos. Hace poco encontré un papel de hace años en el que escribía “mis sueños” y ponía: Quiero tener una tienda, quiero publicar un libro, quiero abrir una pastelería….Me faltó poner “quiero conocer a tantos gilipollas como sea posible”.

3-Descubrí que eso de sentarse en un cojín a meditar no es ninguna chorrada, Ayuda y mucho. Es increíble el efecto que pueden tener diez minutos de reposo mental. La mayoría de las veces me duermo, pero eso también ayuda. Ayuda abrir los ojos a una manera nueva de ver las cosas y ayuda aprender a estar consciente.

4-Que tener una nómina parece ser algo imprescindible, casi tanto como tener un marido. Te ata bastante pero sin ella eres un pobre desgraciado. No puedes pagar a plazos en el dentista, no puedes alquilar un piso, …el mundo definitivamente no es ni para los autónomos ni para los parados. Tampoco es para los feos.

5-Que los tíos solo quieren follar y que les dejen en paz. Esto ya lo sabía pero lo he re-aprendido.

6-Que las tías estamos muy muy muy desatadas. Pero mucho. Algo está pasando. Lo del apocalipsis zombi no es nada comparado con esto.

7-Que la gente que no se entusiasma con nuestras cosas, ni se contagia de nuestra alegría mejor dejarla llorando en el cuarto de al lado. Hay corta-rollos profesionales, gente experta en echar abajo tus sueños. Quédate con quien te apoye en tus locuras, apoyarte en tus convencionalismos está tirado.

8-Que hay nuevas palabras horribles: si el año pasado la palabra estrella horrorosa fue “influencer”, este año es “disfrutón” o “disfrutona”. Recordad que estrangule a los que dicen ser “disfrutones”.

9-Que un amante malo siempre se puede reciclar en amigo bueno. Pero un amante bueno jamás podrá ser tu amigo porque te dará demasiada rabia no podértelo follar.

10-Que todo lo que hagamos no sirve para nada y lo que no hagamos tampoco. La vida no tiene sentido alguno, como explica Woody Allen magistralmente en esta entrevista de la semana pasada. Claro que puedes pasarte “este rato” puteado, encabronado o estresado o intentar disfrutar de la vida lo que puedas sabiendo muy bien que ni siquiera eso vale para nada, ya que el plan final es morirse. Todo vale en el momento en el que lo haces, ya está…La vida si que es una pop up story.

11-Que los animales sufren cuando los matamos para comérnoslos, así que me he vuelto vegetariana “estilo Carlota”. Consiste en no comer carne ni pollo ni huevos que no sean de corral en mi casa pero en la calle me lo como tó: cerdo, hamburguesas, lo que me echen…podría decirse que soy algo asi como vegetariana en casa y zampabollos en la calle.  Mis hijos están desesperados. No me dio la locura. Es que vi un documental sobre un matadero en México que publicó hace poco El Diario.es y decidí que no compraría un pollo jamás en la vida.

12-Que demandar amor y atención es de gilipollas. Si te quieren hacer caso ya te lo harán sin tu pedirlo y si no….Next please. Esto no solo va para los tíos, si no para los amigos, la familia etc…Es triste robar pero más triste es pedir, diría yo. No hay que pedir más que dos cosas: fuego cuando te enciendas un cigarrillo o números de teléfono.

13-Que creo que soy un poco pija. Nunca lo había pensado porque como me compro la ropa a un pavo en el Rastro y ando así viajando de cutre por todos los lados y me veo yo como muy arrastrada, pero resulta que sí, que mis amigos me dicen que sí, pero que me quieren igual. Ya me doy por perdida, qué voy a hacerle. Hay cosas peores…Me siento hippy en un cuerpo de pija entonces.

14-Que el sexo mejora con la edad pero también te vuelves más exigente. Que por ciertos polvos a una no le merece la pena ni quitarse las bragas y por ciertos otros (muy pocos) una iría sin bragas dos semanas.

15-Aprendí que la venganza, efectivamente, es un plato que se sirve frío y a veces se saborea despacio. Yo me vengué de alguien este año y además de una forma fabulosa. No hay nada peor que verse retratado en un libro, que salgas mal parado y que además un montón de gente de tu entorno se entere de que eres tú. Y no diré más….

16-Me di cuenta de que cada vez me gusta más comer y beber y no pienso perderme nada que esté rico así me tenga que matar a hacer Bikram Yoga.

17-Que las series son el nuevo opio del pueblo, como diría el otro. No es normal lo que está pasando. Yo volvería a ver Dallas o Cristal si fuera vosotros. Ahora cuando ligas te preguntan en qué trabajas y qué series ves. Las series definen tu personalidad como ya lo han hecho los móviles, las redes sociales, la ropa….cuidado: es otra trampa.

….Y para el 2018 os deseo lo de siempre: amor, viajes y aventuras, ya sabéis. Id a por lo que queráis, pero id por partes: todo no se puede.

Amor infinito para tod@s y gracias por vuestro apoyo este año tan importante en mi vida. Se os quiere. 

 

(Visited 503 times, 1 visits today)
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+